Situación crítica por pandemia en España satura UCI en hospitales

0
16


espana 601a1d4c7e32e

Hay que tratar de frenar la tercera ola

Madrid.- La pandemia avanza en España, con una incidencia acumulada de casi 900 casos por 100.000 habitantes, y amenaza con saturar los hospitales, sobre todo las unidades de cuidados intensivos (UCI), que tienen una ocupación 40,38 % con enfermos de la COVID-19, según los datos notificados hoy por el ministerio español de Sanidad.

Se informó de 93.822 nuevos positivos de coronavirus desde el pasado viernes, con lo que en total se acumulan 2.593.382 contagios desde el inicio de la pandemia en España, mientras que los fallecidos ascienden a 52.208.

Con esta incidencia, los hospitales españoles están en “una situación crítica”, según el portavoz del Ministerio de Sanidad, el epidemiólogo Fernando Simón, quien insistió en que hay que hacer un esfuerzo “por implementar las medidas de control” e hizo un llamamiento a la responsabilidad personal.

Más restricciones en toda España

Con estos datos, todas las regiones españolas se afanan en endurecer las restricciones para tratar de frenar esta tercera ola de la COVID-19 y los agentes de los distintos cuerpos policiales refuerzan los controles para comprobar que se cumplen.

Así, la Comunidad de Madrid (centro), gobernada por el conservador Partido Popular y que tradicionalmente es la más reticente a ese tipo de medidas, desde hoy adelanta el toque de queda a las 22.00 horas y el cierre de la hostelería y establecimientos no esenciales a las 21.00 horas y limita a cuatro personas las reuniones en bares y restaurantes.

En otros territorios las medidas son aún más estrictas, como en Valencia (este), que con una incidencia acumulada de 1.339 casos por 100.000 habitantes y un 61 % de ocupación en las UCI, restringe las reuniones en lugares públicos a dos personas y mantiene el cierre perimetral de la región.

Este ejemplo lo siguió hoy también Galicia (noroeste), que desde el miércoles limitará la movilidad al propio municipio, cerrará la hostelería completamente, los centros comerciales el fin de semana y adelantará el cierre del comercio no esencial a las 18.00 horas, además de permitir únicamente las reuniones de convivientes.

Un mes de vértigo

El panorama que presenta España este lunes es muy distinto al de hace un mes, cuanto el país comenzaba a celebrar la Navidad y en todas las regiones se relajaron las limitaciones durante dos semanas.

Ha sido un mes de vértigo y las cifras hablan por sí mismas. El 24 de diciembre había una incidencia acumulada de 262,79 casos por cada 100.000 habitantes, mientras que hoy es de 884,70; entonces se habían registrado 1.854.951 contagios y hoy supera los 2,5 millones (España tiene 47,3 millones de habitantes), y lo mismo ocurre con los fallecimientos, con 2.384 más.

Hace un mes también era muy distinta la situación en los hospitales, donde había una ocupación del 8,80% de las camas con enfermos de la COVID-19, mientras que hoy es del 23,94 por ciento.

Más preocupante es en las unidades de cuidados intensivos (UCI), que en estos momentos tienen una media de ocupación del 40,38 % frente al 19,89 % de hace un mes.

Adiós del ministro de sanidad en plena ola

Cuando España está en lo alto de la tercera ola de la pandemia, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, el rostro del Gobierno durante esta crisis sanitaria, abandona su cargo mañana para presentarse como candidato socialista a la presidencia regional de Cataluña en los comicios del próximo día 14.

Desde que se conoció su candidatura, todas las fuerzas políticas de oposición pidieron su dimisión, al considerar que se aprovechaba de su cargo para impulsar su carrera política, aunque Illa ha apurado hasta el último momento, a pocos días de que comience la campaña electoral.

El ministro de Sanidad, que cuando tomó posesión de su cargo en enero de 2020 era una persona de bajo perfil político en España, se convirtió en dos meses en el rostro más mediático del Gobierno, con frecuentes intervenciones en los medios de comunicación para informar sobre la pandemia.

Con su tradicional talante sereno, durante su mandato tuvo que lidiar con polémicas como la cifra de muertos, cuestionada desde la oposición que la considera superior, el uso de las mascarillas o las medidas restrictivas, cuestionadas sobre todo por la Comunidad de Madrid.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, afirmó hoy, en un acto público que compartió con Illa, que “ha sido un honor” trabajar con él “codo con codo en estos meses tan difíciles y complejos”.

Fuente: EFE


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here