Comentario económico: Sobre la reforma tributaria de Abinader

0
11


El gobierno cierra este año con el mayor déficit público de la historia reciente dominicana

Santo Domingo, RD.- Dos de los principales funcionarios del gobierno del presidente Luis Abinader declararon hace unos días que a principios de año se comenzará a discutir la reforma fiscal, con el objetivo revisar la estructura tributaria del país.

El gobierno cierra este año con el mayor déficit público de la historia reciente dominicana. Las finanzas gubernamentales arrojarán un déficit de 9.3% del PIB y se espera que el año que viene registre un déficit de un 5% del PIB, aun cuando la Administración de Abinader estimó que sería de un 3% del PIB. Esa terrible situación fiscal obliga a las autoridades a tomar medidas que reduzcan el déficit.

El ajuste debe ser no menor de 4 puntos del PIB. Esto equivale a un monto de alrededor 180 mil millones de pesos, que deberá alcanzarse mediante la reducción del gasto y/o el aumento de las recaudaciones.

El programa de gobierno del PRM establece que se pudiera reducir el gasto en, al menos, 129 mil millones de pesos. Eso significa que sólo sería necesario aumentar las recaudaciones en 50 mil millones de pesos, equivalente a un 8% del nivel de ingresos tributarios presupuestado para 2021. No obstante, si el gobierno fracasa en su intento de reducir el gasto público y debe recaudar esos 180 mil millones de pesos, eso equivaldría a un aumento de los ingresos tributarios equivalente a un 30%. Esa variación obligaría a una mega reforma tributaria.

Lisandro Macarrulla, ministro de la Presidencia, ha señalado que el gobierno gravará a sectores que no están gravados. Eso significa que se desmontarán exenciones e incentivos tributarios que benefician a consumidores y a empresas, y que representan un gasto tributario en el entorno del 5% del PIB. Esto implica la ampliación de la base del Itbis, la reducción del límite exento del impuesto sobre la renta de personas físicas, la disminución de los incentivos a zonas francas y turismo, entre otras medidas. Asimismo, me imagino que Macarrulla se refiere también a que reducirán significativamente la evasión impositiva que afecta principalmente al impuesto sobre la renta y al Itbis, haciendo que los informales se formalicen.

José Paliza, el ministro Administrativo de la Presidencia, declaró que su gobierno ejecutará una reforma fiscal integral similar a la que ejecutó el presidente Balaguer entre 1990 y 1992. Ese es un buen objetivo, aunque es una meta difícil de alcanzar debido a que, a diferencia de Balaguer, este es un gobierno muy mediático que terminará aprobando una reforma condicionada a los intereses económicos y a lo que se diga en las redes sociales y medios de comunicación. El mismo Paliza afirmó que la reforma integral “no puede ser impuesta, sino que tiene que ser el producto de una gran conversación entre todos los sectores, tanto en el ámbito público como privado”.

Así las cosas, le deseo mucha suerte al presidente Abinader, para que pueda ejecutar una reforma tributaria que sea no distorsionante y pagada principalmente por los más ricos del país.

Por: Jaime Aristy Escuder


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here