Amenazan con sancionar emporio económico del Ejército birmano

0
14


birmania 601dfa1bb75de

La ONG birmana exige sanciones inmediatas

Bangkok.- Minas de rubí y jade, bancos, cerveceras o cadenas de hoteles, los vastos intereses económicos del Ejército en Birmania (Myanmar) se encuentran bajo la amenaza de nuevas sanciones tras el golpe militar del pasado lunes ante la indignación internacional.

Un alto representante de la ONU y Human Rights Watch (HRW) son algunas de las voces que han pedido “sanciones selectivas” contra los líderes golpistas y las empresas billonarias controladas por los militares, que mantienen detenidos a la líder electa del país, Aung San Suu Kyi, y varios miembros de su Gobierno.

Estados Unidos afirmó el jueves que está sopesando anunciar una orden ejecutiva para imponer sanciones a “particulares y entidades controladas por los militares”, mientras que los Países Bajos y Francia han pedido a la Unión Europea (UE) que haga lo mismo.

El objetivo sería impedir que el Tatmadaw, como se conoce en Birmania al Ejército, siga aprovechándose del ingente caudal de dinero procedente de sus negocios, con el control total o parcial de más de 133 compañías en el país.

Lazos con multinacionales extranjeras

“Las empresas internacionales que continúan operando en Myanmar después del 1 de febrero están financiando a los militares birmanos y permitiendo su conducta criminal. Hacemos un llamamiento a todas estas empresas para que corten su relación”, dijo el portavoz de la ONG Justice for Myanmar, Yadanar Maung, en un comunicado.

La ONG birmana, que ha exigido sanciones inmediatas, asegura que Myanma Oil and Gas Enterprise (MOGE) es en este momento el negocio militar más lucrativo, con contratos con empresas como la francesa Total, la estadounidense Chevron y la surcoreana POSCO.

Otras compañías vinculadas a los negocios militares son el fabricante de defensa chino Norinco y la empresa de logística japonesa Sumitomo, mientras que la cervecera nipona Kirin anunció este viernes que pondrá fin a su cooperación con empresas militares birmanas.

El jefe del Ejército y líder del golpe, Min Aung Halaing, y otros líderes golpistas se encuentran ya bajo sanciones de la Unión Europea y Estados Unidos, entre otros, por las operaciones militares contra la minoría rohinyá en 2017, que han sido calificadas de “limpieza étnica” y “presunto genocidio” por organismos internacionales.

Estas sanciones incluyen la prohibición de viajar y la congelación de sus cuentas bancarias y bienes, al tiempo que también se prohíben desde Europa y Estados Unidos la venta de armas y otros materiales al Ejército birmano.

Sin embargo, Justice for Myanmar y otros activistas piden nuevas sanciones que incluyan a más personas y empresas relacionadas con los militares, que usan los negocios para financiar sus operaciones.

Este llamamiento ha sido realizado también por el relator especial sobre la Situación de los Derechos Humanos en Birmania, Thomas Andrews, y diversas ONG.

“Muchos líderes del golpe birmano están ya bajo sanciones. Su talón de Aquiles son los enormes conglomerados militares, Myanmar Economic Holdking Limited (MEHL) y Myanmar Economic Corporation (MEC)”, dijo en Twitter Kenneth Roth, director ejecutivo de HRW.

Informe de la ONU

En un informe en 2019, un grupo de expertos de la ONU afirmó que tanto MEHL como MEC, que controlan a más de un centenar de empresas y subsidiarias, están controlados por los jefes castrenses birmanos, incluidos Min Aung Hlaing y su número dos en el Ejército, Soe Win.

Se desconoce el valor de estos conglomerados debido a la opacidad de sus finanzas, pero los autores del informe estimaron que asciende a varios billones de dólares y que tienen lazos con 44 empresas extranjeras.

Los militares ostentan cientos de licencias de explotación en las lucrativas minas de rubíes y jade, cuyo valor total en el país se estima en unos 31.000 millones de dólares, casi la mitad del PIB nacional, con exportaciones que incluyen a países de la Unión Europea.

Los expertos de la ONU ligaron las minas controladas por el Tatmadaw a violaciones, trabajos forzados y otros abusos de los derechos humanos en zonas de conflicto con las minorías étnicas.

China, India, Israel y Corea del Norte han vendido armas a Birmania, incluidos seis cazas chinos JF-17M adquiridos en 2018, torpedos antisubmarinos indios Shyena y cuatro buques israelíes Super-Dvora Mk III, de acuerdo con el informe de la ONU.

Contra las sanciones excesivas

El Consejo de Seguridad de la ONU, que incluye a países como Estados Unidos, Reino Unido, China y Rusia, expresó ayer su “preocupación” por la situación en Birmania y pidieron la liberación “inmediata” de los detenidos, incluida Aung San Suu Kyi, aunque no mencionaron nada de posibles sanciones.

Algunos analistas también están pidiendo que se eviten sanciones económicas excesivas, ante el peligro de que afecten a la economía general y a los ciudadanos de a pie.

“Sanciones económicas amplias tienen el peligro de colapsar la economía ya en muy mal estado, destruyendo las vidas de millones de personas vulnerables”, dijo en Twitter el historiador birmano Thant Myint-U, autor de varios libros sobre el país.

El experto agregó que, no obstante, es poco probable que potenciales “sanciones selectivas” tengan un efecto político.

Fuente: EFE


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here