Almonte y Canario se hunden en sus falacias

0
13


Santo Domingo, RD.- El ministro de Energía y Minas, Antonio Almonte, se la pasó durante la campaña electoral diciendo mentiras en contra de la Central Termoeléctrica Punta Catalina (CTPC). Hoy, en una rueda de prensa, al intentar decir otras mentiras sobre la administración anterior, realizó afirmaciones que demuestran que lo que dijo durante la campaña electoral son simplemente falacias.

En su deprimente rueda de prensa, Antonio Almonte y Serafín Canario, reconocieron que las dos unidades de la Central Termoeléctrica Punta Catalina producen a su máxima capacidad de 752 MW, cada vez que se lo solicita el Sistema Eléctrico Nacional Interconectado (SENI). Esto desmiente a Almonte, quien dijo durante la campaña electoral que cada unidad de CTPC sólo podía producir 356 MW, para una capacidad máxima total de 712 MW. Eso lo declaró Almonte a pesar de la auditoría de desempeño realizada por la empresa estadounidense McHale, presentada por mí públicamente, demostró que la capacidad de generación de CTPC es mayor a los 752 MW.

Lamentablemente, la capacidad de tergiversar la verdad de Almonte no tiene límite. Hoy dijo que durante la actual administración de Punta Catalina se había incrementado la cantidad de energía producida por esas dos unidades con relación a la administración anterior. Eso es falso. La comparación debe hacerse entre períodos en que ambas unidades están bajo operación de CDEEE, que es a partir de finales de abril de 2020. En consecuencia, se puede decir que el promedio de la producción de energía bruta total de CTPC en los tres meses comprendidos en el período mayo-julio ascendió a 504.6 GwH, mientras que en los tres meses del período septiembre-noviembre la producción fue de 481.9 GwH; es decir, que en la administración actual se ha producido un 4.5% menos de lo que se produjo durante la administración pasada.

Por otro lado, Almonte y Canario, reconocieron en la rueda de prensa que el diseño del patio de cenizas cumple con los estándares internacionales medioambientales para ese tipo de plantas energéticas. Esto contrasta con lo que decía Almonte durante la campaña electoral, cuando afirmaba que esas instalaciones no eran un relleno sanitario, sino un simple vertedero de cenizas. Para esa fecha le demostramos que esas instalaciones cumplen con las especificaciones técnicas y los estándares medioambientales de la Corporación Financiera Internacional (Banco Mundial) en materia de rellenos sanitarios. A pesar de esa evidencia, siguió mintiendo.

La nueva crítica de Almonte ahora se centra en la gestión de la pasada administración de ese relleno sanitario. Según Almonte, el Consorcio constructor, que gestionó el relleno sanitario entre febrero y octubre de 2019, manejó adecuadamente las cenizas en esas instalaciones, pero tan pronto tomó la CDEEE la operación, no cumplió con los procedimientos. Eso, al igual que muchas otras mentiras de Almonte, es falso e ilógico, pues el equipo de la CDEEE, al igual que operó eficientemente las dos unidades de generación y las entregó produciendo al 100 % de su capacidad, también operó adecuadamente el patio de cenizas.

La administración de CTPC gestionó el relleno sanitario siguiendo los procedimientos establecidos por el Consorcio, tomando en consideración el aumento de la producción de electricidad y de subproducto que se iba registrando, y adquirió gradualmente los equipos necesarios para ello. Incluso se adquirieron las mallas geotextiles necesarias para iniciar el cierre del patio de cenizas y su transformación en una hermosa zona verde, tal como se previó en el diseño de la Central Termoeléctrica Punta Catalina. De acuerdo con lo planificado y presupuestado por la administración anterior y según el manual de operaciones, dentro de unas semanas esa primera celda del patio de cenizas deberá estar totalmente cerrada.

Un último consejo a Almonte y a Canario, pónganse a trabajar intensamente a ver si en algún momento logran superar el promedio de energía mensual producida por la pasada administración de CTPC en el período mayo-julio de 2020. Eso sí sería algo positivo para el pueblo dominicano.

Por: Jaime Aristy Escuder


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here